"Este es un registro histórico del antiguo sitio web de USAIM. ¿Está buscando el sitio actual?"

Las Mujeres Que Vigilan Las Fronteras de Afganistán Y Tayikistán

La frontera entre Tayikistán y Afganistán se extiende por más de 1.300 kilómetros a través de un terreno accidentado y montañoso, atravesando algunos de los lugares más inaccesibles y remotos del planeta.

La geografía por sí sola hace que esta sea una de las fronteras más difíciles de manejar del mundo. Pero el trabajo que enfrentan las agencias fronterizas tayikas y afganas se ha vuelto aún más difícil con la creciente inseguridad en el norte de Afganistán desde 2014.

Una mejor coordinación entre los guardias fronterizos tayikos y afganos se ha vuelto esencial, ya que ambas partes intentan fomentar los negocios transfronterizos legales, al tiempo que combaten la amenaza a menudo mortal que representan los narcóticos y los traficantes de personas.

En este contexto, la OIM, el Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, facilitó más de 50 cursos de capacitación conjuntos para guardias fronterizos tayikos y afganos en Tayikistán entre 2009 y 2014. Sin embargo, por razones culturales y operativas, los participantes eran todos hombres.

Pero en 2014 esto cambió cuando, con el apoyo financiero de la Oficina de Estados Unidos para las Agencias Internacionales de Narcóticos y Aplicación de la Ley (INL), la OIM Tayikistán impartió su primer curso de capacitación conjunto para 15 mujeres tayikas y afganas en el Centro de Capacitación para Guardias Fronterizos de Dushanbe.

El programa de 10 días fue el primero de su tipo y se convirtió en la base para generar confianza y mejorar la comunicación entre las agencias fronterizas tayikas y afganas. Ambas partes y la OIM acordaron que las mujeres afganas que asisten al primer curso pueden ser acompañadas por miembros masculinos de la familia, una práctica normal en la cultura afgana. Tras asegurarles que las mujeres recibirán entrenamiento en el territorio de la unidad militar donde solo las oficiales mujeres tienen acceso y estarán acompañadas en todo momento, sus acompañantes se dieron cuenta de que no era necesario estar presentes.

Nadia, oficial de la policía fronteriza afgana, es una de las 50 mujeres afganas que, hasta el momento, han recibido formación junto con 51 mujeres tayikas. Se unió a la Policía de Fronteras después de que mataran a su esposo.

“La guerra es una desgracia y se llevó a mi marido. La guerra se llevó al único sostén de nuestra familia”, dice Nadia. Fue entonces cuando Nadia comenzó a buscar trabajo para poder mantener a sus dos hijos.

“Necesitaba un trabajo y lo busqué durante días. Un día fui a la casa de mis vecinos a comprar pan para mis hijos y su televisor estaba encendido. Fue entonces cuando vi un anuncio de ofertas de trabajo en la Policía de Fronteras”, recuerda Nadia.

Nadia fue contratada. No tenía experiencia profesional, pero rápidamente aprendió las cuerdas y los cursos de capacitación de la OIM fueron una oportunidad para llevar su carrera un paso más allá.

“Estos cursos me permitieron adquirir nuevos conocimientos en gestión humanitaria de fronteras y me permitieron ganar confianza en mí mismo. Finalmente me ascendieron a un rango más alto”, dice Nadia.

El Organismo de las Naciones Unidas para la Migración, OIM, ha ayudado a desarrollar un plan de estudios de capacitación especializado para mujeres guardias fronterizas en los idiomas tayiko y dari. Además, ha apoyado los esfuerzos de la Fuerza Fronteriza de Tayikistán para mejorar sus políticas institucionales de género, incluida la contratación y retención de personal femenino, así como la promoción de la igualdad en el lugar de trabajo.

“Las guardias fronterizas están capacitadas para desarrollar las mismas capacidades que sus homólogos masculinos en atención, observación y responsabilidad para realizar tareas de control fronterizo a nivel profesional”, dice la capitana Donaeva Sayora, jefa de turno en el puesto de control fronterizo de Khujand. “Estas capacitaciones conjuntas con tayikos y afganos ayudan considerablemente a mejorar sus habilidades y nos permiten compartir nuestro conocimiento aprendido con ellos”.

“Los datos estadísticos de las Fuerzas Fronterizas de Tayikistán han demostrado que las mujeres guardias fronterizas a menudo son mejores que los hombres cuando se trata de detectar casos de trata de personas o reducir situaciones de conflicto en las fronteras”, dice el Jefe de Misión de la OIM Tayikistán, Dragan Aleksoski. Según una evaluación conjunta realizada por la OIM y las Fuerzas Fronterizas de Tayikistán, se informa que las guardias fronterizas femeninas tienen mejores habilidades para detectar documentos falsificados, errores en los documentos de identidad de las personas que están bajo investigación e identificar a las víctimas de la trata.

“La capacitación también les ayuda a compartir inquietudes mutuas e intercambiar experiencias de su trabajo en la lucha contra los narcóticos, el tráfico de personas y la inestabilidad en las zonas fronterizas”, dice Aleksoski. su valor en la creación de una frontera estable y bien administrada”, agrega.

Como parte de sus esfuerzos más amplios para promover la participación de las mujeres en la gestión de fronteras en la región, la OIM continuará brindando capacitación a mujeres guardias fronterizas afganas y tayikas durante 2017 y 2018. También continuará capacitando a guardias fronterizos masculinos de ambos países.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.